El cólera: Una enfermedad contagiosa causada por la ingesta de agua contaminada

Las estadísticas señalan que el cólera ha sido endémico en más de 50 países y ha producido hasta ahora siete pandemias que se han extendido desde Asia al resto del mundo, incluso la última de ellas fue en el 2010, debido al terremoto en Haití, donde murieron decenas de personas, todo por considerarse una enfermedad infectocontagiosa de fácil transmisión por agua y alimentos contaminados.

Se presenta como epidemia donde existen condiciones sanitarias deficientes, hacinamiento, guerra e inanición. En la actualidad una bacteria ha estado asociado con los mariscos, especialmente ostras crudas. También son factores de riesgo residir en áreas endémicas o viajar por ellas, así como beber agua contaminada o no tratada. Es por ello que es de vital importancia conocer un poco más de la enfermedad para saber cómo prevenirla.

¿Qué es el cólera?

El cólera es una enfermedad infecto-contagiosa intestinal aguda, provocada por los serotipo por una bacteria llamada Vibrio cholerae, que produce una diarrea secretoria caracterizada por deposiciones semejantes al agua de arroz, con un marcado olor a pescado, arrastrando gran cantidad de sodio, bicarbonato, potasio y proteínas que en su forma mas grave son tan constantes que pueden llevar a la deshidratación.

¿Cómo se transmite la enfermedad?

  • Una persona puede adquirir cólera bebiendo líquido o comiendo alimentos contaminados con la bacteria del cólera.
  • Durante una epidemia, la fuente de contaminación son generalmente las heces de una persona infectada.
  • La enfermedad puede diseminarse rápidamente en áreas con tratamientos inadecuados de agua potable y aguas residuales.
  • La bacteria del cólera también puede vivir en ríos salubres y aguas costeras.

¿Cuáles son los síntomas?

Aparición brusca sin periodo de incubación (Farreras: periodo de 2-3 días que varía desde 5 h hasta 5 días) a diferencia de la salmonelosis (una enfermedad causada por una bacteria que causa diarrea después de 5 días de estar expuesto a ella)

  • Dolor abdominal por irritación de la mucosa.
  • Diarrea acuosa con un número elevado de deposiciones (hasta 30 o 40 en 24 h). Este dato orienta bastante al diagnóstico de este cuadro.
  • Las deposiciones tienen un tono blanquecino con pequeños gránulos. Se les llama “agua de arroz”. Esto es a consecuencia de la liberación de productos de descamación, fragmentos de fibrina y células destruidas. Además, debida a los iones secretados son isotónicas, es decir, con una osmolaridad similar a la del plasma (esto ocurre en las formas más graves). Cabe destacar que esta diarrea tiene un ligero olor a pescado, o un olor fétido.
  • La diarrea se acompaña con vómito, lo que provoca una rápida pérdida de agua y electrolitos ocasionando una rápida deshidratación.
  • No causa fiebre (o si esta presenta no es tan alta) debido a que el cuadro se produce por la enterotoxina y no por el germen.

Heces de una persona con cólera, con caracterizas al “agua de arroz” siendo incoloro e inodoro.

¿Cuál es el tratamiento?

1. Rehidratación:

Es la medida más importante, con lo cual la mortalidad baja de más de un 50 % a menos de un 0,2 %. Puede ser: Oral: suero goteando en la boca, que aunque sea lento al cabo del día puede aportar una cantidad importante, Intravenosa: ideal para reponer altos volúmenes de líquidos, en especial en pacientes con deshidratación moderada o grave o en estado de choque hipovolémico, o si es imposible la hidratación del paciente por vía oral.

2. Antibióticos:

El uso de antibióticos reduce la duración del cuadro diarreico en un 50 % y se recomienda para pacientes con diarrea moderada o severa. Están indicados para erradicar la bacteria, pero, el manejo inicial del paciente está basado en la reposición enérgica de líquidos, ya que la deshidratación es la que puede llevar a la muerte del paciente. Por lo que se recomienda el uso de tetraciclinas, quinolonas.

¿Existe una vacuna para prevenir la enfermedad?

En la actualidad existe una vacuna oral aprobada internacionalmente y adecuada para los viajeros, pero sus existencias son limitadas. Esta vacuna ha demostrado ser segura y eficaz, y está disponible para los mayores de 2 años. Se administra en 150 ml de agua salubre, en dos dosis con un intervalo de 10 a 15 días. Su utilización en campañas de vacunación masiva es relativamente reciente. La OMS ha publicado recomendaciones oficiales sobre su utilización en emergencias complejas, destacando que:

  • La vacuna oral debe utilizarse siempre como medida de salud pública adicional, y no sustituye las medidas de control habituales, tales como la mejora del suministro de agua, el saneamiento adecuado o la educación sanitaria. Además, su administración debe acompañarse de un reforzamiento de la vigilancia y los sistemas de alerta temprana.
  • No se recomienda la administración de la vacuna precalificada una vez que ya se haya declarado un brote de cólera, puesto que requiere dos dosis, que el intervalo necesario para alcanzar la eficacia protectora es relativamente largo y que su utilización requiere grandes medios logísticos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *